miércoles, 19 de febrero de 2014

De las que no apostaba un duro por el amor.


Ahora la inconsciencia intenta buscar recovecos entre miradas tristes, y sonrisas rotas.
Nunca hemos sido de querer al mundo en general y si de encerrarnos en nuestro vacio interior.
De buscar respuestas a diestras y sinientras, y de encontrar solo trozitos de vidrio de nuestro partido corazón. Que en esto del querer nadie es inmune, que hoy mi botella esta vacia por las resacas del ayer, pero creo que debimos cosernos las heridas y no pararnos a contemplar lo bonita que es la sangre al derramarse de las venas. Creo que debimos colocarnos al cuello una cinta de besos bonitos, ponernos un abrigo de abrazos y cosernos la boca solo con palabras bonitas, a ver si asi todo iba un poco mejor fuera de la cama.
Que siempre le tuve miedo a la palabra tan idealizada y que solemos llamar 'amor'.
Pero cuando se cae, no se puede hacer nada para salir de aquel pozo.
Pero yo era de las que no apostaba un duro por el amor, aunque siempre estaba en banca rota de cariño. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario